Entradas

Historia y razón, fundamentos del ser.

Durante siglos, historia, religión, ciencia y filosofía han formado parte del marco en que se desenvuelve el conocimiento humano y se forma la racionalidad; a través de la ciencia hemos desarrollado conocimientos extremadamente exitosos que han transformado la sociedad y el mundo, permitiéndonos influir beneficiosa o des virtuosamente en nuestra propia naturaleza, cuestión que se ha evidenciado en el presente siglo y los cuatro que le anteceden. El éxito de la ciencia ha hecho meditar a más de uno sobre si ésta es la mejor configuración cognitiva que ha podido alcanzar el entendimiento humano y por supuesto, ni la filosofía o la religión pueden vivir de espaldas a la racionalidad científica si tienen como fin decir algo que tenga sentido para el hombre actual; sin embargo, esto no significa que la ciencia ostente un lugar privilegiado o de superioridad por los conocimientos objetivos que aporta sobre la realidad. Lo que esto demuestra es que en nuestra realidad una serie de contextos

Entre el avance y la insurrección, Venezuela: 1870-1899.

La formulación del proyecto nacional tiene como antecedente el escenario de la Guerra Federal venezolana que va desde 1859 hasta el año 1863, este hito  confirmó el deseo existente en el pueblo de conseguir una mayor notoriedad dentro de la estructura gubernamental del país. Luego de la derrota de los conservadores y el triunfo de los liberales, que posteriormente tuvieron sus propias disputas internas en la Revolución Azul (1867-1868) , se esperaban cambios dentro del sistema de poder y una ampliación en materia de derechos constitucionales con respecto a la igualdad.  Especialmente, los aspectos regionales-nacionales presentaban una problemática para el desarrollo político que esperaba la clase dominante, por lo que se hacía aún más necesario el restablecimiento y consolidación de la estructura de poder interna, razones por las que en efecto de manera progresiva se da un proceso de modernización liberal en las clases dominantes, que precisamente trata Germán Carrera Damas en el qu

Ideas en torno al origen y la intensión del proceso de emancipación en Venezuela.

El proceso de emancipación está conformado por un conjunto de hechos y personajes que evolucionan progresivamente; con el objetivo de entender la significación implícita en parte de éstos procesos de crisis dentro del orden colonial, presentes a partir del último cuarto del siglo XVIII y la instauración de un nuevo orden; se considerará a manera de antecedente lo que en palabras de Carole Leal vendría siendo la etapa adjuntista de fidelidad a la monarquía, desde lo expuesto en su obra El discurso de la fidelidad [1] como los orígenes “discursivos” de la emancipación política venezolana, de igual forma, se tomará en cuenta un acontecimiento que será decisivo para la argumentación del presente ensayo, La Conjura de los Mantuanos de 1808, por medio de las perspectivas tratadas en gran parte de la historiografía venezolana, y, lo denominado por Miguel Izard en su obra El miedo a la revolución [2] como la crisis del cambio de siglo y el restablecimiento de la dependencia. De esta mane

¿Vida o placer culposo?

Normalmente la vida sigue su curso entre la comodidad y la necesidad, el trabajo y el gusto, los ciclos interminables de placer y autosuficiencia. Cada uno busca la manera de satisfacerse, sentir que ha alcanzado eso porque lo que ha vivido cada segundo, las metas instantáneas, a corto, mediano y largo plazo, que al verse realizadas llenan el espacio que antes parecía vacío, debido a la carencia de algo, cualquier cosa. Ahora bien ¿que son esas cosas que premeditamos como necesarias? las básicas que nos garantizan la vida, por supuesto, pero ¿que sería la vida si más allá de tener lo que necesitamos no tuviéramos lo que nos gusta? Volvemos al vacío, de manera que, incluso solemos preferir lo que nos gusta por sobre lo que necesitamos, como si el sentimiento en torno a las cosas fuera más importante que la utilidad de las mismas. Algunos somos conscientes de esto, tercos por gusto, otros ni siquiera pueden diferenciar una cosa de la otra, viéndolas como una misma, indiferentes per

Partiendo del milenio que apenas empieza.

Me he visto envuelta en un sin fin de sentimientos con respecto a la vida que me encontrado y que sigo haciendo, esa que a la par de otras millones de vidas empezó en el año 2000, un nuevo milenio, lleno de alegría y entusiasmo pero también de inseguridad y tristeza donde el poder y la necesidad generan una constante ansiedad cuyo vacío es saciado por la televisión, el mercado, la tecnología, las armas y la guerra que en nuestro siglo siempre están en auge constante.   La adoración a los nuevos descubrimientos nunca se detiene, el encubrimiento de los mismos tampoco, todo se encuentra en su máxima expresión y crece exponencialmente. Aunado a esto, las corporaciones y el monopolio mundial ya no pueden controlar toda la información, se escapa, pues es demasiada para retirar y muchos los medios para conseguirla y expandirla, por lo tanto en el momento en que no encontramos respuesta en la autoridad con respeco a nuestros deseos latentes, ambiciosos damos a conocer eso que nos representa e